Chikung es un arte milenario de origen chino. Una actividad física que integra cuerpo, respiración y mente atenta. Se puede traducir como trabajar con la energía. Referida a nuestra propia energía, aquella que circula por infinidad de canales de nuestro cuerpo. Al  hacer chikung ayudamos a que esta energía fluya a través del cuerpo con facilidad y ligereza. Pretendemos  ayudar a desbloquear dichos canales (bloqueados a causa de tensiones, estrés, traumas etc.) lo cual nos dará mayor salud y bienestar, ya que son estos bloqueos los causantes de muchas de nuestras dolencias. La medicina tradicional china recomienda la práctica del chikung para mantener una buena salud tanto física como mental y espiritual.

¿Cómo? Haremos ejercicios suaves dando flexibilidad de manera gradual, estirando sin forzar, introduciendo la respiración de forma natural a la vez que se amplía la zona torácica con los ejercicios. También se caracteriza por las torsiones que refuerzan tendones, articulaciones y estructura en general. Aprenderemos a estar quietos en una buena postura fortaleciendo la musculatura de la columna y conectando todas las cadenas musculares de nuestro cuerpo a base de relajar. Todos los ejercicios intentan hacerse de forma relajada, poco a poco aprenderemos a relajar nuestro sistema muscular lo cual nos llevará a relajar nuestro sistema nervioso despejando el camino para la circulación renovada de la energía y cultivar nuestra fuerza interna. Lo haremos de manera distendida, a base de repetir y repetir sin ninguna pretensión de perfeccionar sino más bien de disfrutar y prestar atención a nuestro cuerpo, para entender cómo funcionan nuestros movimientos naturales.