En la medicina integrativa, la Psicosomática ayuda a entender el origen unifactorial o multifactorial que provoca diferentes patologías. Una parte de nuestra biología trabaja para proporcionar diferentes respuestas a situaciones estresantes, originando síntomas. Los humanos tenemos, a veces, la necesidad de entender el origen de la enfermedad, teniendo en cuenta que, en muchas ocasiones, el origen se trata de un drama, pshico-shock o situación estresante repetida, que produce una respuesta física, funcional, emocional o conductual conflictiva.

Existen patologías que están ocasionadas por circunstancias que la propia persona está viviendo en su vida. Sin embargo, hay algunos síntomas o conflictos personales que la persona lleva arrastrando casi toda su vida. Es en estos casos donde es útil estudiar el proyecto sentido gestacional, la primera infancia (con toda la información que queda marcada en la psique de la persona) o el transgeneracional, para entender qué programación se ha manifestado en la vida de la persona, que provoca alteraciones en la salud física, psicológica y/o emocional.

En las sesiones de Psicosomática se utiliza una metodología de acompañamiento específica, para que la persona pueda entender el origen que está provocando su enfermedad y pueda aceptarlo y pasar a la acción, para mejorar su estado de salud integral.