"El único camino para evolucionar
es el camino del amor"

Envejecimiento, yoga, espiritualidad ….

Envejecimiento, yoga, espiritualidad …

Va siendo habitual encontrar en las clases de Yoga a personas con un rango de edad entre los 70 y los 80 años, ya sea para mantenerse activas a través del ejercicio moderado o como terapia para tratar alguna patología o dolencia.

En ambos casos los beneficios de la práctica son incuestionables. Los adultos mayores disfrutan de más años de vida (muchas veces en plenas facultades físicas y mentales) y por ello ocupan más espacios en la vida social buscando actividades que retrasen las consecuencias del natural envejecimiento y degeneración del cuerpo y la mente. El concepto de vejez activa o saludable es un ideal al alcance de muchos. Por otro lado, el menos amable, no puede negarse el aumento de las enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer o el Parkinson y con ello un nuevo abordaje desde una visión más integral de la medicina y la salud.

El Yoga en su aspecto más físico ofrece a estas edades un trabajo menos dinámico más enfocado al micromovimiento articular, a preservar la movilidad trabajando siempre la flexibilidad desde la relajación y sin tensiones. Más allá de los físico el trabajo es mucho más integral porque interpela cada rincón de la existencia: mental, emocional y espiritual; propiciando así una nueva manera de ver y sentir la vida dejando atrás viejos patrones enquistados.

Ámbito físico: una nueva manera de colocar el cuerpo que influya de manera positiva en nuestra fisiología dejando atrás malos hábitos posturales, ganando capacidad respiratoria, flexibilidad y confianza.

Ámbito mental: experimentar la estrecha relación entre la respiración y los estados mentales. Aprender a aquietar la mente a voluntad creando estados de clama y serenidad en ausencia de pensamientos, eliminando densidad mental.

Ámbito emocional: experimentar como elevando el tono vital se rebaja y neutraliza el cuerpo emocional.

Espiritual: experimentar lo que somos en esencia. Auto conocimiento, observación y la experiencia de profunda conexión con todo lo que existe más allá de nuestra consciencia focalizada en el ego.

Aprender, desaprender y dejar espacio para algo nuevo, siempre desde la serenidad y el equilibrio; desde la compresión, el amor incondicional y el desapego en esta última etapa de la vida.

Más allá de las limitaciones de la edad y demás cuestiones que nos condicionan está lo que realmente somos y nuestro potencial intacto para experimentarlo con absoluta libertad.

La práctica de Yoga es para tod@s

 

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email
Share on print
Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 305 suscriptores

Archivos
Categorías