La logopedia integrativa propone ir más allá de de los síntomas teniendo en cuenta todos los aspectos de la persona y corregir las dificultades que afectan a la comunicación , la palabra y la voz.

El sistema nervioso es el principal modulador de las actividades humanas y para ello se trabajan aspectos motores, auditivos, visuales y de lateralidad por posible desorganización neurológica que puede afectar al aprendizaje de la lectoescritura y aprendizaje, TEA, TDAH ….

Los aspectos emocionales no son tampoco ajenos al equilibrio personal, necesario para mejorar también  la voz o problemas de disfluencia (tartamudez).

En definitiva, a través de la logopedia integrativa se busca que la persona logre un equilibrio que favorezca  su comunicación.