El corazón es el motor principal de todo el cuerpo y el órgano que posee una potencia electromagnética más alta, seguido por el cerebro, que tiene una potencia 5.000 veces menor. Con cada latido se transmite su patrón de funcionamiento a todo el organismo, incluyendo el cerebro, donde es posible estudiar, a través de un programa desarrollado a tal efecto, el grado de coherencia entre el ritmo cardíaco y el funcionamiento cerebral. Sus implicaciones a nivel fisiológico, emocional y espiritual han dado origen a esta técnica, una forma controlada de incrementar el grado de coherencia entre corazón y cerebro.

Los estudios clínicos han demostrado el rápido efecto positivo que la coherencia cardíaca tiene en la calidad de vida de individuos con enfermedades crónicas, el impacto a la hora de manejar el estrés y las emociones, el incremento de energía, la mejora del bienestar y el rendimiento cognitivo.

 

Principales indicaciones: estrés, incremento del rendimiento cognitivo, enfermedades crónicas, alteraciones autoinmunes, ataques de pánico, alcoholismo, enfermedades metabólicas, enfermedades neurodegenerativas, diabetes, insomnio, síndrome pre-menstrual, migrañas, mareos, colon irritable, patología cardiovascular.