La acupuntura es uno de los métodos terapéuticos de la Medicina Tradicional China y se practica desde hace más de 3.000 años. Esta terapia consiste en la inserción y manipulación de agujas muy finas en el cuerpo, con el objetivo de restaurar la salud y el bienestar del paciente.

La terapia craneosacral es un sistema holístico de terapia manual suave, precisa y profunda, no manipulativa. Los tejidos del cuerpo se contraen frente a traumas físicos o emocionales intensos. Estas tensiones se quedan contenidas en el cuerpo, limitando su buen funcionamiento, hasta que son expresadas en forma de síntomas, enfermedades físicas o trastornos de comportamiento.

 

Principales indicaciones: asma, alergias, bronquitis, colitis, diarrea, diabetes, fibromialgia, hipertensión, insomnio, mareo, migraña, náuseas, palpitaciones, problemas digestivos, síndrome de fatiga crónica, sinusitis, tinitus (zumbido en los oídos), apoyo a pacientes con cáncer y efectos secundarios a quimioterapias, apoyo a pacientes con infecciones por HIV, hepatitis, artritis, artrosis, ciática, lumbago, lesiones deportivas, neuralgias, endometriosis, dificultad en el embarazo, dismenorrea, infertilidad, problemas en la menopausia, tensión pre-menstrual, ansiedad, depresión, estrés, ataques de pánico, adicciones, déficit de atención, hiperactividad, desarrollo personal, etc.