El modelo integrativo busca la conexión entre las diferentes áreas evolutivas del cerebro humano (reptiliano, mamífero y humano). Persigue la integración entre automatismos y reacciones instintivas, emociones e intelecto, en un intento de ganar el territorio de la consciencia que conduce a un estilo de vida en el que el paciente muestra un papel activo en la recuperación y el desarrollo de su bienestar físico, emocional, mental y espiritual.

En la Psicoterapia Integrativa, adoptamos una actitud respetuosa hacia el valor inherente de cada individuo. Trabajamos una psicoterapia de unificación que responde de forma apropiada y eficaz a la persona en el plano afectivo, conductual, cognitivo y fisiológico de su funcionamiento, así como la dimensión espiritual de la vida. Estos conceptos se utilizan dentro de una perspectiva evolutiva del ser humano en la que cada fase vital presenta tareas propias del desarrollo, necesidades, sensibilidades, crisis y oportunidades para un nuevo aprendizaje.