Un reflejo de nuestro miedo

El cuerpo tiene su propio lenguaje y a través de la tensión muscular expresa las emociones que no somos capaces de verbalizar.

Según confirman los estudios de psico-energética, el ser humano coloca sus dificultades y bloqueos emocionales no resueltos en diferentes zonas de su cuerpo bajo la forma de tensión muscular. Así, la región ocular recoge, sobre todo, la tristeza y la desconfianza; el segmento cervical, la represión de la ira o el llanto; el área torácica, la aflicción y la angustia, y el segmento pélvico, la inhibición del placer. En este reparto de papeles, el segmento abdominal, a través de la banda de musculatura abdominal y dorsal, recoge la expresión emocional del miedo en forma de tensión lumbar.

Cuando se hace un estudio radiológico o una resonancia magnética de la zona lumbar a una persona de más de 40 años, el 65% de la población presenta una hernia de disco que, sin embargo, no produce molestias ni dolor. Si existen síntomas, el grado de herniación no se corresponde con su intensidad. Por otra parte, aunque sigan el mismo tratamiento, los pacientes que se someten a más pruebas van más veces al médico, comunican más dolor y tienen puntuaciones más bajas de salud global. Así pues, los estudios radiológicos y de resonancia no ayudan al médico a tomar decisiones y, posiblemente, tengan el efecto contrario: reforzar la idea de que el paciente tiene una enfermedad, medicalizar en exceso y hacer pruebas adicionales caras e inútiles. Además, en el 80% de los pacientes, la lumbalgia coincidirá con algún otro diagnóstico relacionado con la salud mental, como depresión, abuso de sustancias, ansiedad y, en muchos casos, algún tipo de alteración de la personalidad.

ACTITUD POSTURAL

Estudiando la expresión de las emociones, Darwin observó ciertas similitudes entre el hombre y otros mamíferos, como el perro. En él podemos ver la postura típica del miedo: las orejas gachas e inclinadas hacia atrás, la cabeza y el cuello bloqueados, el hocico cerrado, el cuerpo agachado y encorvado, el rabo entre las patas y el pecho cerrado mientras emite gemidos. Si reproduces esa postura, tu cerebro sentirá la actitud encarnada del miedo. El miedo que brota de tu estructura corporal y que es leído por tu mente en la parte baja de la columna vertebral.

El carácter de la persona no es más que una defensa que se coloca sobre músculos y huesos, la actitud postural que muestra lo que nos permitimos y lo que no a la hora de expresar las emociones. la anatomía psicoenergética muestra de qué manera el ser humano coloca sus bloqueos emocionales en forma de tensión muscular sobre diferentes segmentos corporales. El segmento abdominal, a través de la banda de musculatura abdominal y dorsal, recoge la experesión emocional del miedo en forma de tensión lumbar.

UNA VISIÓN MÁS AMPLIA

En nuestra sociedad, la lumbalgia es uno de los motivos más frecuentes de consulta médica: más de la mitad de los adultos padecen algún episodio cada año. El tratamiento habitual con medicamentos y la cantidad de pruebas y estudios de imagen que es posible realizar han mostrado un escaso grado de eficacia hasta la fecha. Mientras, este extraordinario universo anatómico y funcional se resiste a desvelar su misterio. Pero un nuevo horizonte va apareciendo. En él no basta con estudiar la anatomía y fisiología de esta zona, sino que es preciso considerar al paciente completo, sus factores estresantes y su situación vital, sus hábitos y sus problemas, sus ilusiones y sus miedos.

Somos estructuras psicosomáticas. La experiencia se ancla en el cuerpo, base de la emoción y el sentimiento. Esta es la realidad que da sentido al enfoque integrativo de la lumbalgia, donde antiinflamatorios, analgésicos y relajantes tienen un papel limitado y la intervención quirúrgica solo sirve en algunos casos. El tratamiento con ejercicio, la quiropraxia, la acupuntura, el yoga, el masaje y, por supuesto, las técnicas mente-cuerpo la consideran algo más que un problema físico. Un grito del cuerpo donde se encarna la actitud del ser humano, sus habilidades para afrontar las cosas y su miedo.

 

DR. TOMÁS ÁLVARO

Médico y psicólogo. Especialista en el estudio del sistema inmunitario y en medicina energética y vibracional.