BARCELONA, ESP. El consumo diario de una barrita de chocolate amargo enriquecido con aceite de oliva puede mejorar la función endotelial, de acuerdo a un estudio clínico aleatorizado, pequeño, con grupos cruzados. [1]
Los resultados mostraron que cuando 26 adultos de mediana edad, con tres factores de riesgo cardiovascular como mínimo, comieron una barra de 40 g de chocolate amargo enriquecido con aceite de oliva virgen extra a diario durante un mes, obtuvieron un incremento en el número de células progenitoras endoteliales (importantes para la reparación vascular y reducidas en las personas con factores de riesgo cardiovascular).
“En nuestra opinión, estos resultados pueden motivar a las personas a ser más indulgentes con una pequeña porción diaria de chocolate amargo, con un mínimo de 70% de cacao, y que puede ayudar a prolongar la longevidad”, dijo la Dra. Rosella Di Stefano, de la Università di Pisa, en Italia, durante una conferencia de prensa celebrada durante el Congreso de la European Society of Cardiology (ESC) 2017.
No se observaron los mismos efectos beneficiosos cuando los participantes del estudio comieron chocolate amargo enriquecido con manzana roja, aunque los autores especulan que esto puede deberse a que la concentración de manzana roja añadida fue insuficiente.
Un artículo publicado en el The New England Journal of Medicine [2] afirmaba que las células progenitoras endoteliales “pueden reparar el endotelio y su número disminuye en los pacientes con factores de riesgo cardiovascular”, explicó la Dra. Di Stefano a Medscape. “Podemos mejorar utilizando estatinas, por ejemplo, pero también podemos mejorarlo con chocolate”.
Los participantes en el estudio señalaron que el chocolate enriquecido con aceite de oliva tenía un sabor agradable, y existen algunas versiones comerciales de este producto. “La idea es muy interesante”, pero se trata de un estudio preliminar, dijo a Medscape el Dr. Joep Perk, de la Linnaeus University, en Suecia, y quien no estuvo involucrado en este estudio.
“Este es el primer paso”, advirtió el Dr. Perk. “Necesitaremos un periodo de observación mucho más prolongado y grupos de pacientes mucho más numerosos” antes de recomendar de manera generalizada esta medida. “Pero ha abierto una puerta y espero que la gente entre por dicha puerta”.
Cacao, aceite de oliva, manzana deshidratada y células endoteliales
Varios estudios de cohortes danesas y suecas, así como estudios epidemiológicos como los realizados en los indios Kuna (que consumen mucho cacao y no sufren de hipertensión ni enfermedades cardiovasculares), han vinculado el contenido de polifenoles del cacao con la protección cardiovascular, afirmó la Dra. Di Stefano.
Una porción pequeña de chocolate amargo contiene el polifenol equivalente a dos vasos de vino tinto o una taza de té verde, explicó, y el aceite de oliva y las manzanas también contienen polifenoles.
Para este análisis, los investigadores intentaron evaluar los efectos de comer chocolate amargo enriquecido con aceite de oliva o manzana deshidratada en las células progenitoras endoteliales y en los metabolitos relacionados con el riesgo cardiovascular.
Investigaron estos efectos en 14 hombres y en 12 mujeres en la región de la Toscana, en Italia, que tenían una media de edad de 51 años, un índice de masa corporal medio de 29 kg/m2 y un mínimo de tres factores de riesgo cardiovascular.
La mayoría de los participantes en el estudio presentaban sobrepeso (20 pacientes) o tenían un antecedente familiar de enfermedad coronaria (19), seguido de dislipemia (15), hipertensión (14) y tabaquismo activo (nueve).
El chocolate amargo enriquecido con aceite de oliva puede mejorar la función endotelial
Después de un periodo de lavado de 2 semanas, se asignaron al azar a los participantes a comer una barra de 40g de chocolate con 10% de aceite de oliva virgen extra o 2,5% de manzana deshidratada, todos los días durante 4 semanas.
Después de otro periodo de lavado de 2 semanas, los participantes comieron el otro tipo de barra de chocolate enriquecido, a diario durante otras 4 semanas.
Al finalizar el mes que comieron el chocolate amargo enriquecido con aceite de oliva, los participantes no presentaban cambios significativos en la glucemia, colesterol total, colesterol HDL, colesterol LDL, triglicéridos o presión arterial sistólica o diastólica.
Sin embargo, la citometría de flujo mostró que sus concentraciones de antígenos CD133+/KDR+/CD34+ circulantes, un marcador bioquímico indirecto de las células progenitoras endoteliales, habían aumentado. Además, los estudios por técnica de resonancia magnética nuclear de protón de muestras de orina mostraron una mejora en las concentraciones de dos de los cuatro metabolitos que están elevados en las personas con factores de riesgo cardiovascular.
Es decir, las concentraciones medias de carnitina y de 2-hidroxihipurato disminuyeron un 14,5% y un 22%, respectivamente, aunque las concentraciones medias de L-tirosina y de fenilalanina no disminuyeron.
En contraste, después de comer chocolate amargo enriquecido con manzana deshidratada durante un mes, las concentraciones medias de colesterol LDL de los participantes aumentaron de 132 a 142 mg/dl (p = 0,03), y no hubo cambios significativos en las células progenitoras endoteliales ni en los marcadores bioquímicos.
La mejoría de la función endotelial observada con el chocolate amargo enriquecido con aceite de oliva se debe probablemente al efecto aditivo de los polifenoles presentes en el aceite de oliva y en el cacao, explicaron los investigadores.
Este estudio Toscolata fue financiado por la región de Toscana. Los autores han declarado no tener ningún
conflicto de interés económico pertinente.

© 2017 WebMD, LLC
Cualesquiera puntos de vista expresados antes son del propio autor y no necesariamente reflejan los puntos de vista de WebMd o Medscape.
Citar este artículo: El chocolate amargo enriquecido con aceite de oliva puede mejorar la función endotelial – Medscape – 14 de sep de 2017.