El taller de meditación es un espacio donde se comparte la presencia. Trabajando, la consciencia va creciendo hasta llegar a una presencia transpersonal. Es un proceso simple y a la vez profundo.

El taller, consta de estas tres partes:

  • Una llegada; unos minutos donde escuchamos y sentimos el cuerpo físico, mental y emocional.
  • Un espacio de juegos variados, dependiendo de las personas que componen el grupo ese día. Algunos ejercicios son para estar mas presentes y conscientes de nosotros y nuestro entorno, otros para ver con mas claridad nuestras sombras, procesos, etc.
  • Un cierre. Al final de todo ponemos la intención de que todos los movimientos vividos se asienten en nuestro sistema.

Hace años descubrí que mi única función era la de extender la consciencia y contener todo lo que se mueve en ella, hay veces que es un poco incomodo, pero os aseguro que la vida se vuelva mucho mas intensa y gozosa.